La palabra repostería en un principio significaba despensa y era el lugar específico para almacenar provisiones como dulces, pastas y embutidos. Después, en el siglo XVIII, la palabra repostería se refirió al arte de confeccionar pasteles, postres, dulces, turrones, dulces secos, helados y bebidas ...